Coches parados, atascos en el "Eje Cultural"

Me comprometo a recuperar parcialmente el doble sentido en la circulación del Eje Cultural

El candidato socialista planteará medidas que reduzcan el número de vehículos que transitan por la zona centro como la existencia de aparcamientos disuasorios.
Alberto Rojo propone que la ciudad defina en la próxima legislatura un nuevo modelo de movilidad para acabar con los problemas de tráfico generados por las decisiones de Antonio Román, “que hacen más difícil el día a día a los vecinos y vecinas de Guadalajara”. El candidato del PSOE ha asegurado que trabajará en un plan que sirva para “descongestionar el centro de vehículos y mejorar la fluidez en el tráfico”. En ese sentido se ha comprometido a recuperar la doble dirección en la calle Santiago Ramón y Cajal, así como a conectar las calles doctor Creus y Cádiz con un nuevo viario.

Alberto Rojo, eje cultural

El candidato socialista ha lamentado que Guadalajara se haya convertido “en la ciudad de los atascos”, con un carril bici “peligroso” y un transporte público que “ya nadie usa porque no sirve”. Y todo ello, ha explicado Rojo, es incompatible con la idea de ciudad “moderna, sostenible y eficiente” que quiere para Guadalajara, siendo consciente de que la movilidad determina también la calidad de vida en cualquier localidad.

Lo que Alberto Rojo ha comprometido para sus primeros meses de gobierno si es elegido alcalde es la recuperación del doble sentido de circulación en el conocido como Eje Cultural. “En los primeros meses de mandato volverá a ser posible circular en doble sentido por la calle Rajón y Cajal, desde la Glorieta de Bejanque hasta el cruce con la calle Pedro Pascual, la que baja del colegio de Los Maristas. Es una actuación sencilla, que no supondrá un impacto económico importante y que todo el mundo entiende como necesaria”, ha explicado.

De la misma manera, el candidato del PSOE ha anunciado que conectará la calle doctor Creus con la calle Cádiz para aliviar el tráfico en Bejanque y dar una salida directa hacia los barrios de El Alamín y Aguas Vivas a los coches que circulen desde la zona centro. “Esta conexión debería llevar hecha varios años porque ya se contempla en el planeamiento urbanístico, pero Román ha estado cruzado de brazos porque no hay obra ni señales de que vaya a haberla pronto”, ha puntualizado.